Restauración y Aislamiento interior camper

Suelo

Lijamos todo el suelo para eliminar restos del pegamento anterior y algunos puntos con principios de oxidación, pintamos dos capas con Branto 3&1, aislamos con Armaflex de 1mm y panelamos con listones de madera de 12mm. Al usar estos paneles (más finos que los que habían antes) bajamos algo de peso, lo cual siempre es bueno teniendo en cuenta que no debemos superar las 3,5 toneladas y la furgoneta vacía pesa 3 toneladas! Pero os recomendamos usar más grosor tanto del Armaflex como de los paneles de maderas, dan más estabilidad. También aprovechamos para eliminar el hueco de las ruedas gemelas y ganar algo de espacio interior.

 

Paredes y Techo

En el techo aprovechamos el Armaflex que ya teníamos y estaba en muy buen estado, lo adaptamos un poco mejor a las medidas que necesitábamos, y lo pegamos con una cola de contacto que no funciono muy bien, además la ley de la gravedad jugaba en nuestra contra en los trozos del techo y fue una tarea muuuuy entretenida. Una vez conseguido pegamos encima de esta primera capa de aislamiento, poliespan de 40 y 20mm dependiendo de la zona, con el objetivo de dejar todo a un mismo nivel para que luego el panelado fuera más fácil.

En las paredes usamos Armaflex con autoadhesivo (más caro pero mucho más fácil de usar) de 5mm y 10mm dependiendo de la zona. Y recortamos todos los huecos y esquinas necesarias para dejar espacio a los cables de luz y las mangueras de agua.

 

El exterior de la furgoneta tampoco nos gustaba, tanto el techo como la parte trasera de los laterales estaba recubierta de una especie de silicona gris para proteger y impermeabilizar la furgoneta, a nuestro parecer una chapucilla para tapar algún que otro fallo debido a los achaques de la edad, pero nada grave 😉

Así que en el próximo capitulo vamos a rascar toda esta silicona y repintar la furgoneta, desearnos suerte!

 

Deja un comentario

Enjoy this blog? Please spread the word :)