Etapa 5 Chile

 


Llegamos a Punta Arenas en ferry desde Tierra del Fuego y nos instalamos en el parquing del puerto, el cual se convertiría en nuestra casa durante una semana! No vimos mucho de la ciudad aparte de sus tiendas, llevábamos tiempo buscando algunas cositas para Cactus y en la zona franca de esta ciudad encontramos de todo! En comparación con Argentina las cosas aquí son muy baratas! También encontramos a un especialista en inyectores de Bosch service, Juan Frochoso y aprovechamos para cambiarlos. Hemos reducido el consumo de 20 a 15 litros a los 100km 🙂

Además de las compras, durante nuestros días aquí formamos una gran familia viajera, junto a Neill, un americano viajando en una VW T2 junto a su perrito Harley, Hannah y Hamish viajando en un Mowag y Anthea y Mike viajando en un Pathfinder. Compartimos buenos momentos y disfrutamos de ricos asados!

De allí seguimos hasta la bonita ciudad de Puerto Natales y visitamos las Torres del Paine, un lugar mágico! Estubimos 4 dias en el parque y tuvimos un tiempo espectacular, todos los días brilló el sol y no hizo nada de viento, aunque las noches fueron muy frias (hasta 0ºC) pero la calefacción de Cactus funcionó de maravilla 🙂 La ruta más famosa del parque es una con forma de W, para realizarla es necesario dormir en tienda varios días y como no nos apetecia mucho con las temperaturas que teníamos… nosotros solo hicimos 2 trekkings, los dos extremos de la W.

El primero fue el sendero que va hasta el Glaciar Grey. Éste glaciar forma parte de los Campos de Hielo Sur y su masa de hielo mide 6 kilómetros de ancho y más de 30 metros de altura y esta dividido en dos frentes. Aunque no es de los más altos es de los más extensos con aproximadamente 270 km² de superficie total.

El otro sendero que hicimos es el más famoso de los trekkings del parque, el que va hasta la base de las Torres del Paine, fue bastante duro, son 18 km de recorrido y 700 metros de desnivel, pero valió la pena! Cuando llegamos allí arriba pareció que se parara el tiempo delante de esas gigantes torres imperturbables al paso de los años y las inclemencias del tiempo. No hay palabras para describir la belleza de ese lugar y lo que te hace sentir. Las Torres están formadas de granito y las montañas de alrededor son roca sedimentaria.Delante de éstas hay una laguna azul turquesa en la cual se refleja toda esta belleza.

El National Geoghraphic nombro a este parque como “el quinto lugar más hermoso del mundo” y otras fuentes también hablan de él como “la octava maravilla del mundo”.

En este punto del viaje estabamos muy felices y nos sentiamos muy afortunados de haber visitado este lugar.

Aquí más fotos de la Patagonia Chilena


En este punto para seguir dirección norte por Chile hay dos opciones o tomar un ferry y navegar por los fiordos o volver a entrar a Argentina y conducir hasta el paso Roballos (el más al sur) o el paso de Chile Chico. Nosotros optamos por cruzar por Roballos para ver el máximo de la Carretera Austral, el ferry hubiese sido impresionante pero a parte de que se salía de presupuesto aún nos faltaba por ver el más famoso de los glaciares, el glaciar Perito Moreno de Argentina. Durante nuestra visita a El Calafate donde dormimos antes de la visita al glaciar, adoptamos a Perito! un precioso perro callejero que ahora ya es parte de nuestra familia. 

La parte argentina del paso Roballos esta compuesta por paisajes áridos típicos de la Patagonia de este país pero no tan planos como de costumbre sino con montañas rocosas algunas rojizas y valles enormes llenos de nada… A la frontera llegamos de noche, la cruzamos (por primera vez con Perito) sin problemas y paramos pocos quilómetros después en una zona de acampada. Al despertar cual fue nuestra sorpresa al ver que las montañas que nos rodeaban ya no eran áridas sino que eran verdes, rojas y amarillas, todo estaba repleto de árboles y vegetación! Estabamos en pleno Parque Patagonia, precioso lugar para pasar el dia de mi cumpleaños 🙂

La Carretera Austral nos estaba enamorando y parecía que habiamos elegido (por causalidad) la mejor época para visitar esta zona, el otoño nos estaba regalando una infinidad de colores!! Disfrutamos de la belleza del rio Baker, a orillas del cual paramos a descansar y conocimos a Pali, un chico chileno de vacaciones en casilla rodante y a Cedric, Emma y Marie, 3 mochileros franceses. Pasamos una bonita tarde y noche todos juntos, en la cual incluso sople las velas! 🙂

Seguimos dirección norte y paramos en el inmenso lago General Carrera donde visitamos sus formaciones de mármol, las grutas, la catedral y la capilla. Otra de las maravillas de la naturaleza… Después continuamos muy despacio la ruta pasando por Cerro Castillo, Coyaique y el parque nacional Queulat. A partir de ese punto el tiempo cambió y no paró de llover durante toda la ruta. No pudimos ver los ventisqueros colgantes pero vimos cientos de cascadas y ríos, la fuerza del agua abriéndose paso por todos los rincones de este paisaje selvático.

Dejando de lado la belleza de este lugar tenemos que avisar de que no es una ruta fácil, el 75% de ésta es tierra o ripio como le llaman aquí, sin un vehículo 4×4 hay que ser muy valiente para recorrerla. Nosotros hicimos 1000 km desde que entramos por paso Roballos y de media unos 100km al día, y Cactus sufrió bastante…

Acabamos esta etapa muy cansados y desanimados por culpa de los nuevos problemas mecánicos. Una aspa del ventilador refrigerante rota, el cuenta revoluciones fuera de servicio, un ruido cada vez más fuerte en el cardan y alguna fuga de agua en la parte de atras de Cactus…

Aquí más fotos de la Ruta 7 o Carretera Austral.


La tercera etapa comenzó en Puerto Montt donde después de agarrar un par de ferrys la carretera austral llega a su fin. Pensabamos que en esta ciudad ibamos a encontrar la solución a todos los problemas de Cactus pero no fue así, en nuestra búsqueda de repuestos conocimos a Felipe y a su encantadora familia, que nos ayudó en lo que pudo y nos invitó a su casa a saborear un plato típico de la zona, el curanto. Gracias por todo a Hanna y Felipe!

Después de un par de días en esta ciudad llegaron visitas! La familia de Jose vino a vernos dispuesta a recorrer con nosotros la ruta de los lagos y volcanes de Chile.

Empezamos en Puerto Varas desde donde visitamos el volcán Osorno y  los Saltos del Petrohue, que son unas cascadas muy bonitas dentro del parque nacional Vicente Perez Rosales. También hicimos un trekking (bajo la lluvia), en el parque nacional Alerce costero, hasta llegar a  contemplar el alerce milenario, un árbol enorme que tiene más de 3000 años de vida.

Luego continuamos hasta el lago Puyehue, donde gracias a Raul (dueño de la cabaña donde nos alojábamos) dimos un paseo en barquito y contemplamos los volcanes que rodean este lugar, el volcán Puyehue, el volcán Casablanca y el volcán Puntiagudo. Debido al mal tiempo no hicimos ninguna excursión por el bosque, en vez de eso nos relajamos en las calientes aguas termales de las termas de Puyehue.

De ahí seguimos al norte hasta Pucon, una ciudad muy bonita situada en un lugar precioso entre el lago y el volcán Villarica. Aprovechando casi el primer día de sol del viaje algunos de nosotros nos atrevimos a hacer el ascenso al volcán o por lo menos intentarlo… solo Jose logró subir hasta el cráter. Este volcán mide 2847m de altura y es uno de los más activos de Sudámerica.

Aquí más fotos de la ruta de los lagos.


Después de Pucon hicimos una larga etapa de conducción únicamente parando en un par de sitios a dormir pero no hicimos turismo, lo único remarcable nos ocurrió en Curicó donde el dueño de las cabañas donde dormimos nos sorprendió tocando la guitarra y cantando canciones preciosas mientras desayunábamos. Gracias por ese buen rato Guillermo!

Y el último fin de semana en familia lo pasamos en Valparaiso y Viña del Mar. Valparaiso es una ciudad única! es una ciudad desordenada, construida sobre los cerros, y con vistas al mar desde todos los rincones. Cada casa tiene su propio estilo y su color y sus calles estan repletas de arte, desde grafittis enormes hasta casas rehabilitadas con talleres o  teatros. Debido a las grandes pendientes de la ciudad existen los famosos ascensores que son como funiculares que te llevan de zonas bajas a altas y viceversa. Viña del Mar no nos gustó tanto aunque tubimos una sorpresa bien agradable a orillas del mar donde vimos pelícanos y lobos de mar!

Aquí más fotos de Valparaiso y Viña del Mar.

 

Y ahora llevamos ya una semana en Santiago reparando cosas… Esto también forma parte del viaje dicen… pero hay momentos en los que nos peleamos, estamos cansados, tenemos frio, llueve y no tenemos más ganas de trabajar en Cactus!

Eso sí, hemos conocido a grandes personas aquí, las cuáles nos estan ayudando en todo lo que pueden. Gracias a J por dejarnos estar unos dias en su taller y a Fabian por llevarnos a todas las tiendas de respuestos… Y gracias al club de VW T3 que nos invitaron a pasar un fin de semana en la playa en el que pudimos desconectar e hicimos grandes amigos. Gracias a Alejandro por dejarnos acampar en su precioso “camping” en Pirque y gracias a Carlos y su familia con los que ahora mismo estamos delante de su casa en Santiago.

 

Posted by cactusontheroad in Viajando con Cactus, 0 comments

Como adoptamos a un perro callejero

Hace unos días llegábamos al Calafate con varios problemas mecánicos y acudimos a un taller recomendado por unos amigos viajeros. Al llegar, el primero que nos saludó fue un cachorrito negro con una mancha blanca en el pecho, precioso y muy demandante de cariño. Preguntamos en el taller si era suyo y nos dijeron que no, al parecer una perra callejera había parido allí cerca hacia unos meses, y él, falto de cariño, se pasaba el día en el taller, donde de vez en cuando recibía algo de comer y caricias, pero ninguno de los trabajadores podía encargarse realmente de él, y por las noches tenían que sacarlo de allí para conectar la alarma, así que éste dormía en la calle, y a medida que se acerca el invierno no lo iba a tener nada fácil para sobrevivir…

Así que después de pensarlo mucho decidimos adoptarlo, los chicos del taller muy amables, lo llevaron a bañar, le pusieron un collar y nos lo entregaron. Nosotros lo bautizamos como Perito Gallego, primero por el imponente glaciar que acabábamos de visitar y segundo por una de las grandes personas que conocimos allí, al cual le llaman “el Gallego” (como a todos los españoles o de procedencia española).

Los primeros días fueron muy bien, cada vez que le dábamos de comer, éste no comía, devoraba! Seguramente con el miedo aún de no saber cuándo iba a volver a comer. Por las noches se portaba muy bien, aguantaba el pipi y la caca hasta que lo sacábamos a la calle, parecía estar enseñado! Lo único que le costó un poco fue acostumbrarse a viajar en Cactus, el primer día lo llevamos por una carretera off-road con mucho traqueteo y el pobre se hizo pipi encima y luego otro día lo dejamos solo durante 5 minutos con el motor encendido y lo mismo, así que suponemos que solo lo hace en situaciones de estrés o de miedo, tenemos que estar más al tanto y poco a poco intentar que se le pase el miedo!

Lo llevamos al veterinario donde nos confirmaron que tiene unos 6 meses de edad y nos explicaron el procedimiento a seguir para tener un perro sano y para poder viajar con él. Debíamos darle primero unas pastillas antiparasitarias y luego si el perro reaccionaba bien,  dos vacunas, la de la rabia y la llamada quíntuple, en la que están incluidas 5 enfermedades víricas, Parvo virus, Moquillo, Adenovirus, Hepatitis y Parainfluenza.

Así sucedió, de manera que el martes por la tarde le pusieron las 2 vacunas, ya que después de preguntar nos dijeron que no había ningún tipo de problema por administrarlas a la vez… Así que ya casi estábamos, solo faltaba algo de papeleo para poder cruzar la frontera con él. El miércoles por la mañana fuimos a Senasa, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria de Argentina, donde enseñando los certificados de vacunación nos dieron el Certificado Veterinario Internacional para la exportación a Chile de animales domésticos.

Esa misma tarde Perito vomitó, estaba decaído y no quiso comer, pensamos que sería un poco de bajón por las vacunas y que se le pasaría enseguida, pero al día siguiente seguía igual… Emprendimos el viaje igualmente ya que tampoco podíamos hacer nada allí, era Jueves Santo y estaba todo cerrado. Durante el día tubo diarrea y no quiso comer, aunque sí que bebía agua con normalidad, igualmente yo estaba muy preocupada. Al llegar a la estación de servicio de Gobernador Gregores, de casualidad, conocimos a Martin, el veterinario del pueblo, y muy amablemente nos llevó a su consulta y revisó a Perito. Nos dijo que no tenía fiebre pero sí dolor abdominal, seguramente tenía una enteritis (como una gastroenteritis perruna) pero no parecía grave si seguía bebiendo agua y no vomitaba más. Pasamos la noche allí y al día siguiente solo pudimos hacer 50 kilómetros y nos dimos cuenta que Perito estaba mucho peor, vomitaba cada 2 horas, le brillaban los ojitos y ni siquiera las gotas que nos habían aconsejado para cortar el vómito le funcionaban, paramos en un bonito lugar cerca del rio y pasamos el Viernes Santo allá muy preocupados por el estado de Perito… El sábado, como no observamos ninguna mejoría volvimos a Gobernador Gregores y lo llevamos al veterinario, Martin no estaba pero su compañero nos atendió muy bien y nos explicó que la situación era un poco grave porque Perito se estaba deshidratando, lo mejor era ingresarlo para darle suero y medicamentos intravenosos. Así que con todo el dolor del mundo y como os podréis imaginar alguna que otra lágrima, lo dejamos allí hasta hoy, Lunes, que lo hemos podido recoger. Ahora ya bebe, come y está contento como cuando le conocimos! Igualmente hay que decir que es un poco miedoso, me imagino que no ha tenido una infancia fácil, pero nosotros vamos a darle la mejor familia que pueda tener! Lo queremos mucho!!

 

 

(Si pudiéramos volver atrás no le pondríamos todas las vacunas a la vez, aunque no se sabe bien cuál ha sido la causa de la enfermedad, las vacunas seguro que estuvieron involucradas, causándole la enfermedad o bajándole las defensas, así que si alguien está pensando en hacer algo parecido recomendamos dejarle tiempo al animal para que se acostumbre a tanto cambio.)  

Posted by cactusontheroad in Viajando con Cactus, 3 comments

Patagonia y Tierra del Fuego

Una vez pasado El Bolsón nos enfrentábamos a una de las grandes etapas sin nada que visitar, y cuando digo nada es NADA, (excepto Guanacos claro, de éstos hay muchos!) desde ahí hasta El Chaltén (1260km) solo encontramos 3 pueblecitos, Tecka, Rio Mayo y Tres Lagos, en los cuales al menos pudimos repostar combustible… 

El paisaje muy desértico y monótono lejos de ser aburrido, es impresionante! Hay momentos en los que creíamos estar en otro planeta, formaciones rocosas extrañas, socavones enormes en medio de la nada, arbustos en forma redonda que parecen setas gigantes y un cielo espectacular!! Al estar en una planicie tan grande el cielo se ve inmenso y muy cerca y te hace recordar lo pequeños que somos y lo impresionante que es el universo. Mucha parte de este tramo de la ruta 40 no está pavimentado y después de las últimas lluvias digamos que no estaba en las mejores condiciones… pero Cactus se lo pasó bomba circulando por allí!

 

Y después de tantos quilómetros en la nada de repente cambias la dirección, te encaminas hacia el oeste y allí ves resaltar la cordillera de los Andes. Nuestra llegada a El Chaltén fue una de las mejores cosas de este viaje, ir acercándote a esas montañas enormes presididas por el Fitz Roy (3405m), hasta llegar allí, a un pueblecito pequeño pero encantador, situado a los pies de todas esas montañas. La lástima fue que solo ese día el tiempo nos acompañó y ninguno de los siguientes 3 días que nos quedamos allí volvimos a verlo. Hicimos la caminata al Fitz Roy y solo vimos nubes… y también fuimos en barquito por el lago Viedma para acercarnos al glaciar con el mismo nombre pero no pudimos llegar por culpa del viento… Otro tema que tuvimos que resolver fue un ruido nuevo que escuchamos en Cactus, pensábamos que el 4×4 se había quedado bloqueado y no podíamos desactivarlo, así que para evitar daños desmontamos el palier que va desde la reductora hasta el diferencial delantero hasta que pudiéramos revisarlo en un mecánico. Así que con un poco de mal sabor en la boca seguimos nuestra ruta al sur, el miedo al mal tiempo nos perseguía y queríamos llegar lo antes posible a Ushuaia.

 

La siguiente parada fue Rio Gallegos, donde tuvimos el placer de encontrarnos a los Trailsurfers! Ellos son una pareja de alemanes viajando en un vehículo como el nuestro! Y con los cuales hemos estado en contacto desde que nos compramos a Cactus y a los cuales estamos muy muy agradecidos por sus consejos, recomendaciones y ayuda. Os recomiendo que echéis una ojeada a su blog www.trailsurfers.net

En esta ocasión los chicos estuvieron revisando el tema del 4×4, que nos pensábamos que estaba roto desde el gran tramo de ripio, después de casi cambiar el diferencial y la reductora llegaron a la conclusión de que los ruidos que hace son normales. Cuando el vehículo esta frio los engranajes no están lo suficientemente engrasados y el movimiento genera un ruido, pero éste desaparece cuando todo está caliente.

Desde Rio gallegos fuimos a Punta Loyola, donde visitamos el barco Marjorie Glen que naufragó en 1911, después de incendiarse, en la playa de este lugar. Y cerca de allí también visitamos el cabo Vírgenes y su pingüinera, donde pudimos ver a cientos de pingüinos magallánicos en su hábitat natural y aprendimos mucho sobre ellos gracias a Gonzalo y el resto de guardaparques. Eso sí, la noche que pasamos allí fue hasta ahora la peor del viaje!! Con unos vientos de unos 130km/h Cactus no paraba de balancearse y era imposible dormir, por el ruido, el movimiento y el miedo a que se rompiera algo!!

Click aquí para ver más fotos de la Patagonia

 


 

La isla grande de Tierra del fuego está repartida entre Argentina y Chile, y aunque la mayor parte o la más turística pertenece a Argentina, para entrar por vía terrestre hay que pasar por Chile, pasando las correspondientes fronteras cada vez… Así que pasamos la frontera con Chile, pocos kilómetros después tomamos el ferri hacía la isla y unos 100 kilómetros después pasamos la frontera con Argentina por el paso de San Sebastián. De allí seguimos bajando hasta Rio Grande donde hicimos noche y al día siguiente por fin llegábamos al fin del mundo!

 

La famosa Ushuaia, la ciudad más austral del mundo, una ciudad pintoresca, con típicas casitas de chapa, coloridas y con tejados muy pronunciados, con una parte muy turística y comercial y con un gran puerto que les comunica con el resto del mundo y desde el cual se puede acceder a la Antártica. Después de unos 9000 kilómetros lo habíamos conseguido, así que nos relajamos y disfrutamos de este lugar durante 1 semana. Visitamos el parque nacional de tierra del fuego donde disfrutamos de bellos paisajes otoñales y pequeñas caminatas llegando a bonitos embarcaderos y también aprendimos sobre los castores y sobre el mal que esta especie no autóctona está haciendo en los bosques. Otro día realizamos el trekking hasta el glaciar Martial con la grata compañía de Janine y David, unos amigos suizos con los que vamos coincidiendo desde cabo Vírgenes. Y para acabar conducimos la ruta J que cruza por las estancias Harverton y Moat y acaba en un cuartel militar desde el cual ya no se puede continuar, es realmente el fin!! Los paisajes fueron increíbles, de naturaleza pura, virgen,  imperturbable… el día también acompaño y disfrutamos de un atardecer único…

 

A la vuelta nos hablaron sobre otro paso fronterizo no muy conocido, el paso Bellavista, y como nos gusta la aventura para allá que fuimos! Durante el recorrido los paisajes también fueron muy lindos y volvimos a tener esa sensación de estar solos en el mundo… Al llegar a el paso sorprendimos a los funcionarios con nuestra visita, los cuales salieron de su casa para atendernos (parece que hacía mucho tiempo que no pasaba nadie por aquí). Cruzamos un pequeño puente sobre un rio y ya estábamos de nuevo en Chile. Condujimos hasta el parque Pingüino Rey, donde hicimos noche y al día siguiente pudimos ver a estos increíbles pingüinos! Los cuales son mucho más grandes que los pingüinos de Magallanes y se caracterizan por sus manchas naranjas a los lados del cuello. Después de la visita tomamos un ferri desde Porvenir hasta Punta Arenas, así que dejamos atrás a tierra del fuego y empezamos la ruta dirección norte!

Click aquí para ver más fotos de Tierra del fuego

 

No sé si alguien se habrá dado cuenta pero nos dejamos un gran atractivo de la Patagonia por visitar, el glaciar Perito Moreno. Decidimos posponer la visita ya que el tiempo estaba siendo muy malo, nos dijeron que en Abril hay más días soleados y menos niebla, así que lo visitaremos el próximo mes!
Posted by cactusontheroad in Viajando con Cactus, 0 comments

Etapa 4. Argentina. del noreste a la patagonia

 Argentina es enooooorme!!! Llevamos unos 6000 kilómetros recorridos en este país y aún nos falta mucho por ver. Al ser tan grande sus paisajes y  sus climas son muy variados.

Empezamos en la provincia de Misiones al noreste de Argentina rodeados de selva y con un clima tropical, mucho calor y humedad (y muchos mosquitos!!). Lo que más nos gustó fue la ruta 101 de Bernardo de Irigoyen a Puerto Iguazu.

Luego pasamos por las provincias de Santa Fe y Entre Ríos, provincias con un clima templado.

Continuamos por la provincia de la Pampa donde hay un clima árido, mucho calor durante el día pero noches frescas. Lo más destacable es la ruta del desierto, 200 kilómetros en línea recta!!

Luego pasamos a Neuquén, la primera provincia de la región de la Patagonia, donde la mayor parte también es seca / árida pero también tienen zona montañosa, tocando a la cordillera de los Andes, donde el clima es frio, las temperaturas en verano oscilan de los 25ºC durante el día a los 8ºC por las noches. El trayecto más bonito el de la ruta 50 de Piedra del Aguila a Junin de los Andes y el trayecto más turístico el camino de los 7 lagos de San Martin de los Andes a Villa la Angostura.

Continuamos dirección sur pasando por las provincias de Rio Negro, Chubut y Santa Cruz y ahora estamos en Tierra del Fuego.  

Hay dos maneras de llegar hasta aquí, la ruta 3 que transcurre por la costa del océano atlántico o la ruta 40 que transcurre cerca de la cordillera, nuestra primera idea era tomar la ruta 3 pero después de hablar con mucha gente cambiamos el plan para no perdernos la zona de los lagos. Y luego a la altura de Rio Gallegos cambiamos a la ruta 3 y así a la subida no repetiremos tanto trayecto (aunque un poco sí, porque no hay pasos hacia Chile hasta el paso de Los Antiguos).

Posted by cactusontheroad in Viajando con Cactus, 3 comments

Neuquén

Esta es la primera provincia de la región de la Patagonia.

Antes de llegar al corredor de los lagos que es la zona más turística de esta provincia descubrimos una carretera que nos enamoró, la ruta provincial 50 que va desde Piedra del Águila hasta Junín de los Andes. Esta carretera está cerrada al tráfico y declarada como intransitable y no entendemos porque… Después de preguntar a unos lugareños, nos atrevimos a recorrerla, ya que nos dijeron que no había ningún problema y que ellos la hacían normalmente con un Peugeot 206, así que nosotros con cactus no íbamos a tener problema! 🙂 Fue espectacular, ese día había un cielo azul y un sol radiante y todo ese lugar era solo para nosotros. El paisaje está formado por cerros cubiertos de arbustos y plantas típicas de la estepa y solo algunos pocos árboles. El terreno de la carretera es cambiante, algunos trozos de arena, otros de tierra y la mayoría de ripio y ésta está trazada siguiendo la armonía de los cerros que la rodean haciendo del viaje una experiencia única. Durante el recorrido también pudimos observar animales como ñandús, una especie de avestruces, y guanacos, una especie de llama. Y de fondo de toda esta belleza la imponente cordillera de los Andes.

Buscando en la red encontramos opiniones como esta sobre la ruta 50:

“La Ruta provincial 50 vendría a ser para los neuquinos como la Ruta 66 de la película “CARS” aunque con los típicos ingredientes criollos… La Ruta Provincial 50 es hoy menos que una calle de tierra de una barriada humilde de Buenos Aires, aunque con unos paisajes inimaginables para aquellos que tuvieron la suerte de atravesar una parte… Para los que no conocen la región, la Ruta 50 nace en la 237 y corcovea a través de un paisaje bellísimo completado por una fauna digna de Hemigway (ciervos, pumas, Choiques, etc.) … Atravesar la ruta requiere de camionetas 4 X 4 o motocicletas potentes.”

ruta provincial 50

Una vez en Junín de los Andes y dentro del parque nacional Lanín hicimos una excursión al lago Huechulafquen (tardé varios días en aprender a pronunciarlo! 🙂 ). El camino nos llevó unos 50 kilómetros de ripio, conduciendo despacito, disfrutando del viaje, siempre escoltados por el imponente volcán Lanín con sus 3776 metros de altura. El lago es enorme, sus aguas son cristalinas y el paisaje que lo rodea se divide en 3 zonas, la primera árida, la segunda boscosa y con playas de piedras y la tercera también boscosa pero con playas de arena volcánica. En esta última zona nos instalamos nosotros, disfrutamos de la playa, nos bañamos en las preciosas aguas del lago y nos adentramos en el bosque haciendo una caminata hasta la cascada de “El Saltillo”. Nos encantó la tranquilidad de este lugar, el silencio solo roto por los pájaros carpinteros picando sobre árboles y por la noche el cielo más estrellado que hemos visto nunca…

cielo desde Huechulafquen

De allá fuimos a San Martin de los Andes, donde empieza el “camino de los siete lagos”, el cual transcurre por la ruta 40 y acaba en Villa la Angostura. Esta zona recuerda mucho a los paisajes de los alpes europeos. Las montañas que rodean esta ruta están llenas de árboles y de una vegetación muy frondosa, en invierno además, sus picos se cubren de nieve. Y los pueblos están formados por casitas de madera con tejados inclinados con una decoración muy cuidada. Nosotros visitamos los siguientes lagos: lago Lacar, lago Hermoso y lago Nahuel Huapi. Y vimos también el precioso lago Espejo, el lago Escondido, el lago Falkner y el lago Traful. Desde Villa la Angostura realizamos una caminata de 24 kilómetros hasta el Bosque de los Arrayanes, el lugar muy bonito pero nuestra experiencia no fue muy buena!!! Para ser nuestro primer trekking hay que decir que quizás nos sobrepasamos con la cantidad de kilómetros, porque acabamos muertos!! Los últimos kilómetros se hicieron interminables y yo además me lesione la rodilla así que fui medio trayecto cojeando… Para colmo durante toda la vuelta estuvo lloviendo y hacia mucho viento! Y si bien nosotros llevábamos los chubasqueros no llevábamos suficiente ropa de abrigo ni suficientes ganas de mal tiempo!! 🙁

lago Hermoso

Click aquí para ver más fotos

Posted by cactusontheroad in Viajando con Cactus, 0 comments

Aventuras sobre ruedas

Hace unos días llegábamos a Piedra del Águila junto a tres mochileros, Conni, Diego and Jona, a los cuales llevamos desde Neuquén hasta aquí. Encantados de conoceros chicos y que tengan mucha suerte! 

Paramos en la estación de servicio YPF e inmediatamente nos llamó la atención un camioncito que había allí aparcado, se trataba de un Steyr Pinzgauer muy bien equipado para llegar a todos los rincones del mundo! Buscamos a los dueños y cuando los encontramos nos hicieron participes de las malas noticias… la caja de cambios se había roto! Y como ya estaban al final de su viaje no iban ni a intentar arreglarlo, lo único que querían era llevarlo hasta el puerto más cercano para poder embarcarlo de vuelta a casa.

Los dueños son Hansi y Günter, un agradable matrimonio austriaco que obviamente no saben ni una palabra de español! Y que ya llevaban 4 días allí parados! Por eso decidimos quedarnos a ayudarlos, por eso y porque creemos que todos los viajeros que estamos en la carretera tenemos que ayudarnos entre nosotros.

Cuando llegamos, un policía del pueblo trataba de ayudarlos, llamó a una grúa del ACA y contrato el servicio hasta Bahía Blanca para el día siguiente por la mañana. Gracias Cristian, fue un placer conocerte y ver que aún queda gente buena!

Nosotros dormimos en un camping cercano, con los mochileros que dormían en tienda de campaña y algunos viajeros más que conocimos allí, Lisandro, un apasionado motorista, Silvina y Ángel una divertida pareja de Buenos Aires y otra pareja de motoristas de los cuales no recuerdo el nombre.

Al día siguiente nos levantamos pronto para hablar con el tipo de la grúa, que llegó, tomó los datos del vehículo y mientras se los pasaba a su empresa, ésta decidió que no podían hacer el servicio porque se trataba de un motorhome y porque tenía 3 ejes… Una tontería enorme! Y ahí empezó la aventura, Jose y Günter se dedicaron a ir a todas las empresas de grúas y/o transportes a preguntar si harían el servicio y cuanto les cobrarian, y yo me quede haciendo compañía a Hansi, que la pobre estaba harta de la situación y lo único que quería era irse a casa…  La situación fue empeorando con el tiempo, creemos que la compañías de transportes hablaron entre ellas, se dieron cuenta de que eran nuestra única solución y a cada minuto que pasaba nos pedían más dinero… Ángel, el hombre de Buenos Aires que conocimos en el camping, también se unió a nosotros en la búsqueda de un transporte y empezó a preguntar a los camioneros a ver si alguno estaba dispuesto a llevarlos, pero ninguno de nosotros tubo suerte… Se hizo la hora de comer y improvisamos una pasta boloñesa que comimos todos juntos en la gasolinera a pocos metros de la carretera!  🙂  fue un poco de caos y nervios pero también fue divertido! Después nos despedimos de nuestros nuevos amigos de la ruta y nos quedamos buscando un transporte para el Pinzgauer. Aproximadamente a las 18h el milagro ocurrió, encontramos a un simpático camionero llamado Omar con ganas de ayudarnos.

El tema era ahora como cargar el camioncito encima del tráiler del camión y ahí entraba en acción Cactus! 

Cactus estiró al Pinzgauer hasta el lugar donde el camionero había aparcado, justo al lado de una montañita tratando de crear una plataforma de carga… Mejor mirad el video de abajo porque es imposible de explicar! 

 

Y finalmente ellos están sanos y salvos de camino al puerto, y pronto de camino a casa. Os deseamos lo mejor Hansi y Günter!

 

 

Posted by cactusontheroad in Viajando con Cactus, 4 comments

La Pampa

Teniamos unos 1700 kilómetros por delante antes de llegar a Santa Rosa, capital de La Pampa, donde nos íbamos a reunir con Maru y Martin, los amigos que hicimos hace unos 3 años viajando por Tailandia y que ya habíamos visitado en Cordoba , un largo camino en el cual vivimos algunas aventuras.

En la provincia de Santa Fe visitamos la ciudad de La Paz, situada a orillas del rio Paraná. Allí se encuentran unas termas muy peculiares, cuyas aguas son fuertemente saladas, muy ricas en diferentes minerales y emanan de la tierra a casi 42ºC grados. Pasamos una tarde muy relajante… Y cuando ya arrancábamos hacia la ruta conocimos a Maria Leticia y Carlitos que muy curiosos se acercaron a preguntarnos sobre cactus y nuestro viaje, después de una larga charla descubrimos que Carlitos trabajaba en un taller y quizás nos podía ayudar con la suspensión (que volvia a estar fatal, y eso que la habíamos reparado en Brasil hacia una semana!). Asi que nos quedamos unas horas más en La Paz y Carlitos nos instalo unas ballestas nuevas en la parte de atrás. Nos atendieron bien y rápido y nos regalaron un mate! Muchas gracias familia! J

Entrerios fue la siguiente provincia que teníamos que cruzar y en la cual no tuvimos muy buenas experiencias. Cada 50 kilometros encontrábamos controles policiales y en cada uno de ellos nos entretenían un buen rato, controlando que toda la documentación estuviera en regla y buscando pegas donde no las había… Y la guinda se la llevo el último control que encontramos en el cual nos querían multar por no llevar señales reflectantes en los objetos que sobresalen por detrás de la furgoneta y por no llevar el adhesivo indicando la velocidad a la que vamos. Yo, mientras Jose y el policía hablaban, busque por internet y comprobé que estas dos exigencias son requeridas para vehículos de carga o de transporte comerciales y no afectan a los vehículos privados.  Después de unos 30 minutos eternos, el policía aún no había escrito ninguna multa ni tenia intención de hacerlo, solo discutia con Jose… hasta que nos dejo ir… Que estaría esperando? …………..

Llegamos a Santa Rosa hace una semana cansadísimos e indecisos sobre como continuar el viaje, y allí nos recibió Maru con una enorme sonrisa y unos choripanes deliciosos para comer. Por cuestiones de trabajo no pudimos ver a Martin, su pareja, pero estamos seguros que nuestros caminos se volverán a cruzar en algún momento. Nos alojamos en casa de la madre de nuestra amiga, Rosana, encantadora y bellísima persona, tanto ella como su pareja Miguel nos hicieron sentir como en casa y nos ayudaron en todo lo que necesitamos.

Jose se dedico a ir de taller en taller buscando ayuda y /o consejo sobre el tema de la suspensión y los amortiguadores, que estaba mejor por el arreglo que le hicimos en la Paz pero aun no parecía definitivo, encontrando como solución cambiar el sistema de amortiguadores, lo cual nos costaría unos 1500€, una inversión que ahora mismo no estamos dispuestos a hacer… Otro tema que nos preocupaba era el elevado consumo de combustible y la salida de mucho humo negro por el escape, se comprobó la bomba de inyección y el turbo, se hicieron unos pequeños ajustes y esperamos que ahora funcione mejor. Agradecemos mucho su ayuda al taller de Chucky, a la familia Siemsen y su taller Bosch y al taller Pampa Turbo.

No todo iba a ser trabajar y entre tornillo y tornillo aprendimos a bailar folklore argentino! (ya subiremos el video para que os podáis reir) , disfrutamos de un asado familiar delicioso, visitamos el parque Luro donde aprendimos sobre la flora y fauna de la Pampa y dimos un paseo a caballo por el campo en Toay gracias a Fabian y el centro “Floreando la tradición”.

Y ayer arrancamos hacía la cordillera de los Andes, en la primera etapa de esta ruta sufrimos su camino del desierto en la ruta provincial 12 hasta Neuquen, unos 200km en línea recta! Y sin nada a tu alrededor! Y a 37 sofocantes grados!!!

 

Bajo un Calden, árbol tipico de la Pampa

 

Un agradecimiento especial para Rodrigo, alias cacique, por ayudarnos, hacernos reir y salvar a los españoles :-)

 

 

 

 

 

 

Posted by cactusontheroad in Viajando con Cactus, 1 comment

Misiones

 

Ya llevamos 2700 km de ruta!

Siguiendo la recomendación de un señor muy amable que conocimos en el camping de Florianopolis tomamos la ruta 101 para ir hasta Puerto Iguazú. Los primeros kilómetros transcurrieron tranquilos, estábamos casi solos en la carretera pudiendo admirar el paisaje, compuesto de una variedad de verdes espectacular. Montañas, bosques, llanos, ríos, lagunas, pueblecitos y tierra colorada característica de esta zona por todas partes. En los últimos kilómetros entramos en el parque nacional de Iguazú y la carretera se transformó en un camino estrecho de tierra que atravesaba la selva. Reducimos el ritmo y viajamos a la velocidad del paisaje tratando de no disturbar mucho la naturaleza que nos rodeaba y admirando la selva, sus árboles, plantas, flores, mariposas e insectos de todo tipo. El primer tramo fue seco, hacía mucho calor y los vehículos levantaban polvo al pasar que casi sin notarlo se colaba por todas partes tiñéndolo todo de rojo. Luego de repente empezó una fuerte tormenta tropical y toda esa tierra se convirtió en barro, un barro rojísimo y muy pegadizo. En algunos tramos no fue suficiente con el 4×4 e incluso tuvimos que activar la reductora para poder seguir adelante. Fue una aventura muy divertida!

Puerto Iguazú me sorprendió mucho, mientras algunas partes están llenas de hoteles y/o bungalows con bonitos céspedes y piscinas, otras zonas son aún calles sin asfaltar llenas de socavones formados por las lluvias torrenciales, donde el mejor juego de los niños es saltar en los charcos llenos de barro.

Nos alojamos en el camping agreste Costa Ramón, muy recomendable! Bien de precio, con agua caliente todo el día, wifi, piscina, zona común con barbacoa, un entorno precioso y un trato muy familiar. Su dueño, Carlos, siempre “esta de joda”(es un cachondo) y siempre está dispuesto a ayudarte en lo que necesites.

La visita a las cataratas de Iguazu que tanto habíamos anhelado no nos defraudó, fue espectacular. Es muy difícil de explicar todo lo que se vive y se siente en ese parque. La naturaleza está viva y allí puedes contemplarla en todo su esplendor. La fuerza del agua abriéndose paso por todos los rincones formando un salto detrás de otro hasta llegar a los 275 que conforman estas cataratas y el sonido de la selva y de todos sus animales son indescriptibles.

El mamífero más grande del parque es el “jaguareté” un jaguar de tamaño pequeño muy difícil de ver, nativo y exclusivo de esta zona del mundo y en peligro de extinción. Le siguen los monos y los coatís, estos últimos los encontramos en gran número sobretodo aglomerados en las zonas de descanso de los turistas, pidiendo comida. En el aire muchísimas especies de aves, la más llamativa el tucán grande, el cual tuvimos la suerte de ver. También vimos montones de mariposas de diferentes colores y tamaños encantadas con la visita de los turistas para poder posarse sobre ellos y absorber sus sales, dato que aprendimos en el parque. Resulta que ellas se alimentan de sales y en la selva estas escasean, por eso se las suele ver posarse en excrementos, restos orgánicos, animales y/o personas, es su manera de alimentarse! También vimos muchos insectos… Y en el agua, caimanes, tortugas y peces.

Un paraíso digno de visitar.

Pasamos tres noches en el camping, se estaba tan bien que nos hubiéramos quedado una eternidad! La única pega los mosquitos… que como siempre no me dejaron tranquila ni una noche…  

Continuamos el viaje hacia los Saltos del Tabay, una pequeña cascada del arroyo Tabay antes de desembocar en el rio Paraná. En el salto te puedes bañar, es un lugar muy bonito y sin turistas. Los únicos extranjeros éramos el unimog y cactus, llamando mucho la atención de todos los locales que se acercaban a preguntar y a hacerse fotos. (como ya nos viene pasando en muchos sitios)

Dentro de esta provincia el próximo punto que nos interesaba visitar eran las ruinas de las misiones jesuíticas de San Ignacio, muy cerca de Posadas. Muy poco indicado y muy poco turístico pero muy interesante! Las misiones jesuíticas guaraníes (que así es como se llamaban las de esta zona) empezaron en el año 1609 y en ellas los jesuitas se proponían educar y difundir la religión católica entre los indígenas y al mismo tiempo protegerlos de las formas coloniales de explotación. Algunas de las ventajas para los indígenas de vivir en una reducción eran, además de escapar de la explotación española, el huir del hambre, conservar su idioma, progresar en ámbitos culturales y organizar su defensa ante tribus vecinas. También había desventajas como el cambio de terreno, la perdida de la libertad como la practicaban hasta entonces y el tener que convivir con tribus extrañas.

Y hasta aquí nuestro viaje por Misiones, nos despedimos de Maciej, Gosia, Tomek y su unimog, no sin que antes Jose le metiera mano al unimog y arreglara un par de cosas que no acababan de funcionar bien, si es que le encanta!

Esperamos que os haya gustado! 🙂

FOTOS AQUI

Posted by cactusontheroad in Viajando con Cactus, 0 comments

Etapa 3. Brasil

Brasil es verde. Y lluvioso. Hicimos una visita fugaz a este país y estos dos adjetivos serían los más descriptivos.

Estábamos un poco preocupados por todas las noticias que se oyen en los medios sobre la delincuencia y la peligrosidad de este país. Nosotros evitamos las grandes ciudades y solo visitamos el sur del país y nos pareció igual de seguro o inseguro que cualquier otro país de Sudamérica.

El cruce de la frontera transcurrió sin incidentes, pasaportes, documentación de cactus y en 20 minutos todo listo.

Para evitar pasar por la ciudad de Porto Alegre tomamos la carretera de la costa, hasta el día de hoy, la peor carretera que hemos visto nunca!! Llena de baches y agujeros. En algunos tramos hay que frenar casi completamente o cambiar de carril para esquivar los desperfectos del pavimento. Lo conseguimos a pesar del traqueteo y las vibraciones de cactus. Ahí nos dimos cuenta de que habría que arreglar la suspensión, cosa que en Europa nunca habíamos notado. Esta carretera está dividida por el mar y para cruzar ese tramo embarcamos a cactus en una especie de “ferri” con pasajeros, coches, camiones y hasta un caballo!

El primer día dormimos en Cassino, gente muy amable y parquin literalmente en la playa, ideal para dormir. Allí cambiamos la batería del coche ya que hacia un par de días se calentaba demasiado y había empezado a cocerse!

Seguimos la ruta y la carretera cada vez estaba peor, paramos en Osorio, buscamos un lugar para dormir en la zona montañosa de selva pero no encontramos nada. Vimos un mirador muy bonito y conocimos a una familia de brasileños que les chifló nuestra historia. Al final dormimos en una estación de servicio donde había más camioneros, un restaurante donde comimos como los locales*, lavabos y wifi toda la noche. Hacia muchísima calor y no quisimos abrirlo todo por miedo a que nos robaran… con lo cual prácticamente no dormimos nada… Fue la primera noche en una gasolinera… y habrá que ir acostumbrándose…

*Probamos la Feijoada, plato muy rico de judias negras, feijos o frijoles, acompañado de arroz blanco y carne a la plancha o a la brasa.

Al día siguiente seguimos la ruta y por fin llegamos a Florianópolis donde habíamos quedado con Maciej, Gosia y Tomek, una familia de Polonia que conoció a cactus en el puerto de Bélgica y con la que hemos estado en contacto virtual desde entonces.

Estuvimos en un camping bastante mejor a lo q estábamos acostumbrados en Uruguay y aprovechamos el asentamiento para arreglar las cositas que aún faltaban en la furgo. Instalar los focos delanteros, arreglar las goteras, poner una cortina a modo de puerta para el armario de la ropa, instalar la mesa del comedor, poner cinturones en el sofá… Ya está todo listo!! Yuuhuuu!! J

El tiempo no nos acompañó mucho, en uno de los ratos sin lluvia fuimos a Praia Mole, muy bonita, con unas olas espectaculares!! Lo pasamos muy bien. Y el resto de días pasamos la mayoría del tiempo en el camping descansando un poco, bebiendo caipirinhas y organizando el viaje.

De allí empezamos la ruta hacía las cataratas de Iguazú junto al unimog de la familia polaca. El primer día hicimos unos 350km y paramos a dormir en una estación de servicio en Coritibanos. Fue mejor que la primera noche en parte también porque no estábamos solos. Al día siguiente hicimos solo 250km y paramos en Abelardo Luz, un pueblo agrícola rodeado de campos de maíz y yerba mate, en el cual fuimos lo más interesante que habían visto en años! Paseamos por el parque nacional donde se hayan sus bonitas cascadas y hasta nos bañamos en una de las piscinas naturales.

Al día siguiente solo hicimos 200 km y paramos cerca de la frontera con Argentina. Los coches sueltan un humo muy extraño debido quizás a la mala calidad del combustible que estamos utilizando y la suspensión de cactus cada vez es más inaguantable. Buscamos un taller aún en Brasil y decidimos arreglarla al día siguiente. Así que nos retrasamos un día más, pero un día necesario, arreglamos la suspensión y pasamos la frontera (unas 3 horas de espera por un problema informático).

 

Fotos aquí.

Posted by cactusontheroad in Viajando con Cactus, 2 comments