Sabías que los incas hacían sacrificios humanos?

Esta ceremonia, llamada en quechua “Capac cocha” consistía en que una vez al año, en época de cosechas, cada pueblo mandaba a los niños más bellos e inteligentes en peregrinación hasta Cusco, la capital de los incas, una vez allí eran “bendecidos” y tenían que volver a sus casas, donde los que conseguían llegar, eran sacrificados en un gran ritual.

Los enterraban vivos después de dormirlos, junto a sus mejores ropas y un ajuar formado por joyas, utensilios, alimentos y figuras humanas y animales en miniatura representando acciones de la vida cotidiana.

En la antigua cultura inca, los niños eran considerados más puros que los adultos, y por lo tanto más idóneos para el sacrificio, que no era considerado como un castigo sino todo lo contrario, como un honor para las personas sacrificadas, puesto que después del sacrificio eran reverenciadas por mucho tiempo, casi como si fueran dioses.

En el museo pudimos ver una de las tres momias que se encontraron en el volcán Llullaillaco, los cuerpos se mantuvieron casi en perfecto estado debido a las condiciones climáticas, la altura y el frio.

De esta y muchas más tradiciones incas nos enteramos en el museo MAAM de Salta, muy recomendable!

 

 

Aquí os dejo un link de la Wikipedia por si os interesa el tema.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Enjoy this blog? Please spread the word :)

A %d blogueros les gusta esto: