Etapa 7. Bolivia

Después del Salar de Uyuni nos dirigimos hacia el noreste…

La primera parada fue Potosí, a 4000m de altura sobre el nivel del mar… Allí Jose visitó una de las minas del Cerro Rico, llamado así porque en su interior esconde toneladas de minerales, el más valioso la plata. Desde el siglo XVI se está extrayendo plata y aún queda! Y cientos de mineros siguen trabajando en las minas bajo unas condiciones muy malas. Ya de por sí en la ciudad, debido a la altura, hay falta de oxígeno y la cosa empeora cuando te encuentras bajo tierra en túneles diminutos y usando pólvora para abrirte camino… La visita fue muy interesante y sobretodo impactante, nunca más nos quejaremos de nuestros trabajos! También visitamos la Casa de la Moneda, donde aprendimos un montón de cosas, por ejemplo que aquí se acuñaron las primeras monedas de plata del mundo moderno y que el famoso símbolo del dólar proviene de la marca que se estampaba en las monedas de este lugar, una superposición de las letras P, S, e I.

Después de dos días sufriendo el mal de altura continuamos la ruta hasta Sucre, la desconocida capital nacional de Bolivia (en Europa pensamos que es La Paz debido a que la sede de gobierno se encuentra allí). Esta ciudad nos gustó mucho, sus casas blancas con tejados de teja rojiza le dan un aire muy mediterráneo. Nosotros no hicimos nada en especial a parte de pasear, descansar y conocer a muchos viajeros de todo el mundo en un bonito “camping” donde nos alojamos, así que no sabemos porque nos gustó tanto, quizás fue porque era la primera ciudad colonial que visitábamos y/o porque el clima era muy agradable. Ya estábamos cansados del frío!

En ese punto se nos planteó una duda sobre cómo llegar hasta Santa Cruz, podríamos haber elegido el camino fácil pero como aventureros que creemos ser… decidimos hacer La Ruta del Che Guevara, la cual nos llevó por preciosos paisajes pero horribles carreteras, sin asfaltar y llenas de subidas y bajadas… Pasamos por Villa Serrano, por La Higuera, el pueblo donde mataron al Che, y acabamos en Valle Grande, donde enterraron al Che por primera vez (antes de llevárselo a Cuba donde ahora está).

De ahí llegando a Santa Cruz paramos antes en Samaipata, un pueblecito encantador y bastante turístico donde visitamos el Fuerte que son unas ruinas de una civilización pre-inca que talló una enorme piedra en la cima de una montaña y la transformó en su hogar durante años y las Cuevas que son un conjunto de cascadas espectaculares las cuales tuvimos la suerte de apreciar casi completamente solos.

Llegamos a Santa Cruz y Jose se reencontró con viejos amigos y compañeros de trabajo de su juventud, de cuando aún estudiaba y trabajaba de camarero en un bar. Todos nos recibieron con los brazos abiertos y nos hicieron sentir como en casa. Visitamos bonitos lugares, disfrutamos de ricas comidas típicas y vivimos el calor del invierno de esta zona… Aprovechamos el tiempo en una gran ciudad para arreglar algunas cosas de Cactus (como siempre…), llevar a Perito al veterinario y comprar algunas cosas que necesitábamos… Y acabamos estando allí casi unas 3 semanas! mucho más tiempo del planeado… Pero como estábamos en buena compañía no nos importó! 

Y desde ahí nos encaminamos hacia Perú, pasando por Villa Tunari, un lugar en medio de la selva donde vimos monos araña, Cochabamba, ciudad vigilada por un enorme cristo situado en lo alto de un cerro y La Paz, ciudad enormemente grande donde ni siquiera dormimos…

En su lugar elegimos pasar unos días en Copacabana, a orillas de lago Titicaca, donde pudimos bendecir a Cactus a manos de un cura de la Basílica de Nuestra Señora de Copacabana, fue una tradición muy curiosa que esperamos que nos traiga suerte en el viaje!!

 

Para ver más fotos de Bolivia pulsa aquí.

 

 

Aquí podéis ver un vídeo recopilación de nuestro viaje por Bolivia.

 

 

 

Deja un comentario

Enjoy this blog? Please spread the word :)