Etapa 3. Brasil

Brasil es verde. Y lluvioso. Hicimos una visita fugaz a este país y estos dos adjetivos serían los más descriptivos.

Estábamos un poco preocupados por todas las noticias que se oyen en los medios sobre la delincuencia y la peligrosidad de este país. Nosotros evitamos las grandes ciudades y solo visitamos el sur del país y nos pareció igual de seguro o inseguro que cualquier otro país de Sudamérica.

El cruce de la frontera transcurrió sin incidentes, pasaportes, documentación de cactus y en 20 minutos todo listo.

Para evitar pasar por la ciudad de Porto Alegre tomamos la carretera de la costa, hasta el día de hoy, la peor carretera que hemos visto nunca!! Llena de baches y agujeros. En algunos tramos hay que frenar casi completamente o cambiar de carril para esquivar los desperfectos del pavimento. Lo conseguimos a pesar del traqueteo y las vibraciones de cactus. Ahí nos dimos cuenta de que habría que arreglar la suspensión, cosa que en Europa nunca habíamos notado. Esta carretera está dividida por el mar y para cruzar ese tramo embarcamos a cactus en una especie de “ferri” con pasajeros, coches, camiones y hasta un caballo!

El primer día dormimos en Cassino, gente muy amable y parquin literalmente en la playa, ideal para dormir. Allí cambiamos la batería del coche ya que hacia un par de días se calentaba demasiado y había empezado a cocerse!

Seguimos la ruta y la carretera cada vez estaba peor, paramos en Osorio, buscamos un lugar para dormir en la zona montañosa de selva pero no encontramos nada. Vimos un mirador muy bonito y conocimos a una familia de brasileños que les chifló nuestra historia. Al final dormimos en una estación de servicio donde había más camioneros, un restaurante donde comimos como los locales*, lavabos y wifi toda la noche. Hacia muchísima calor y no quisimos abrirlo todo por miedo a que nos robaran… con lo cual prácticamente no dormimos nada… Fue la primera noche en una gasolinera… y habrá que ir acostumbrándose…

*Probamos la Feijoada, plato muy rico de judias negras, feijos o frijoles, acompañado de arroz blanco y carne a la plancha o a la brasa.

Al día siguiente seguimos la ruta y por fin llegamos a Florianópolis donde habíamos quedado con Maciej, Gosia y Tomek, una familia de Polonia que conoció a cactus en el puerto de Bélgica y con la que hemos estado en contacto virtual desde entonces.

Estuvimos en un camping bastante mejor a lo q estábamos acostumbrados en Uruguay y aprovechamos el asentamiento para arreglar las cositas que aún faltaban en la furgo. Instalar los focos delanteros, arreglar las goteras, poner una cortina a modo de puerta para el armario de la ropa, instalar la mesa del comedor, poner cinturones en el sofá… Ya está todo listo!! Yuuhuuu!! J

El tiempo no nos acompañó mucho, en uno de los ratos sin lluvia fuimos a Praia Mole, muy bonita, con unas olas espectaculares!! Lo pasamos muy bien. Y el resto de días pasamos la mayoría del tiempo en el camping descansando un poco, bebiendo caipirinhas y organizando el viaje.

De allí empezamos la ruta hacía las cataratas de Iguazú junto al unimog de la familia polaca. El primer día hicimos unos 350km y paramos a dormir en una estación de servicio en Coritibanos. Fue mejor que la primera noche en parte también porque no estábamos solos. Al día siguiente hicimos solo 250km y paramos en Abelardo Luz, un pueblo agrícola rodeado de campos de maíz y yerba mate, en el cual fuimos lo más interesante que habían visto en años! Paseamos por el parque nacional donde se hayan sus bonitas cascadas y hasta nos bañamos en una de las piscinas naturales.

Al día siguiente solo hicimos 200 km y paramos cerca de la frontera con Argentina. Los coches sueltan un humo muy extraño debido quizás a la mala calidad del combustible que estamos utilizando y la suspensión de cactus cada vez es más inaguantable. Buscamos un taller aún en Brasil y decidimos arreglarla al día siguiente. Así que nos retrasamos un día más, pero un día necesario, arreglamos la suspensión y pasamos la frontera (unas 3 horas de espera por un problema informático).

 

Fotos aquí.

2 comentarios en “Etapa 3. Brasil

  1. Mucha suerte en esta aventura, de momento veo que va más que genial!
    Quiero más posts, Cris!! Que me enganchan.
    Disfrutad a tope 🙂
    Un besazo!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Enjoy this blog? Please spread the word :)

A %d blogueros les gusta esto: